Así quiere cambiar Airbus la experiencia de volar

La compañía francesa dedicada a la construcción de aviones civiles está empecinada en hacernos los vuelos lo más placenteros posibles. Y mientras a fines de 2016 presentaba el concepto de un avión con cabina modular apuntado a tener diversas experiencias y zonas dentro de la aeronave, hoy Airbus ha montado una maqueta en tamaño real de un A330 con este concepto. El proyecto lleva el nombre “Transpose”:

(Video: The Verge)

 

Transpose propone un avión lleno de experienciasTranspose

La meta de Airbus es lograr que los vuelos sean una experiencia completamente distinta a lo que son hoy, aunque esto signifique un aumento considerable en el precio de los pasajes, claro.Transpose

El concepto, que sigue la línea de una patente que les fue otorgada en 2015, se basa en lo que actualmente se hace en aviones de carga, donde se modifica el interior para dar cabida a diversas mercancías, sólo que Transpose lo adapta para pasajeros.Transpose

La idea es dividir el cuerpo cilíndrico del avión en secciones del mismo tamaño, las que se pueden personalizar para diversos fines.

Por ejemplo, una sección podría tener cómodos asientos para clase turista, otra dormitorios o salas de primera clase con televisores de gran tamaño, e incluso secciones para montar un bar, un spa, un gimnasio y hasta una guardería para chicos. Las posibilidades son enormes.Transpose

La ventaja de Transpose es que cada vez que el avión llegue a su destino podrá ser reconfigurado o personalizado, un proceso que tardaría máximo una hora según Airbus.

Transpose

La compañía mostró la gran maqueta dentro de sus laboratorios A3 en Silicon Valley, donde también enseñaron el funcionamiento del sistema y algunas ideas para los módulos. Jason Chua, encargado del Transpose en A3, contó que el objetivo que tienen es “hacer que la experiencia de volar sea más humana”.Transpose

Ahora bien. A este proyecto le queda aún mucho camino para recorrer, empezando por el precio y siguiendo por el aspecto regulatorio. En el primer caso, Airbus, al ser fabricante, no puede fijar un precio para esta configuración, siendo las aerolíneas las responsables de fijar una tarifa para cada módulo, por lo en un principio este sistema estaría disponible para unos pocos pasajeros.

Por otro lado, las autoridades tendrán que analizar la propuesta y determinar si es seguro tener una configuración de este tipo en el aire. Airbus asegura que ya ha tenido contactos con la Administración Federal de Aviación (FAA) y que dicho organismo no mencionó ningún punto negativo al respecto del proyecto. La compañía estima que el proceso de certificación puede tardar entre uno y cinco años, dependiendo de la complejidad.

¿Viajaremos en el futuro en aviones como estos?

Dejá tu comentario o pregunta:

Tecnología & Tendencias